Puedes buscar aquí mas rapido

Abejas (2) Acelga (3) adolescente (8) Agosto (1) Agua (2) Aire Libre (3) Albahaca (5) almas (2) Alto Hospicio. (1) Amigos (11) Amor (49) Ancianos (2) Apio (1) Árbol (4) Aros (4) Arpillera (1) Atrapasueños (1) Aves (2) Bisutería (4) Blog (3) Blogueras (6) Bolsas (1) Botones (2) Cabello (1) Cahuil (2) Canto (1) Cartagena (3) Ciclo (4) Cielo (1) Cilantro (5) cine (3) Circo Social (3) Colores (10) Comida (2) Compartir (14) Critica Social (28) Cumpleaños (3) Decorativo (1) Decupage (3) Drama (4) Enfermedad (2) Entrada (1) Escribidor. (1) Escuela (1) Esfuerzo (3) Farmacias (1) Feria de las Pulgas (1) Fiesta (1) Filigrama (1) Flores (7) Forestales (1) Gratiferia (3) Hermana (3) Hermanos (3) Hierbas (5) Hijos (24) Historias (16) Huerto (23) Imagen (1) Invierno (9) Iquique (1) Jardín (1) Jóvenes (1) Juventud (1) kinder (1) La Bicicleta y yo (8) La Serena (2) Lanas (6) Libertad (4) Limón (1) LLantén (1) Los Andes (1) Mamá (5) Mandalas (23) Manualidades (15) Mapuche (3) mar playa (2) maternidad (1) Mayo (1) Medio Ambiente (18) Melodía (1) Mendoza (2) Menta (4) Mujeres (27) Musica (24) Naturaleza (1) NIños (9) Noviembre (1) Organizar (2) Otoño (6) Padres (5) País (26) Palta (1) Participación (1) parto (1) Pasacalles (1) Película (8) Perseverancia (7) Pichidangui (2) Plantas Medicinales (7) Playa (4) Plaza (3) Poesia (11) poeta (7) postparto (1) Prejuicios (5) Primavera (4) PrimerAño (1) Pueblo (3) Receta (1) Recetas (2) Reciclaje (7) Regalo (2) Reutilizar (8) Ruda (1) Sal (1) Salud (3) Santiago (4) Septiembre (2) Solidaridad (1) Sueños (4) Taller (7) Tejido (13) Telar (5) tiempo libre (3) Trabajo (4) Vacaciones (13) Valiente (2) Valparaiso (1) Vellón (7) Verano (8) Viaje (7) Vida (2) volar (3)

miércoles, 4 de febrero de 2015

Oda a la Bicicleta de Pablo Neruda #MiercolesdePoesía

          
Iba
por el camino
crepitante
el sol se desgranaba
como maíz ardiendo
y era
la tierra
calurosa
un infinito círculo
con cielo arriba
azul, deshabitado.
pasaron
junto a mí
las bicicletas,
los únicos
insectos
de aquel
minuto seco del verano,
sigilosas,
veloces,
transparentes:
me parecieron
sólo movimientos del aire.
obreros y muchachas
a las fábricas
iban
entregando
los ojos
al verano,
las cabezas al cielo,
sentados
en los
élitros
de las vertiginosas
bicicletas
que silbaban
cruzando
puentes, rosales, zarza
y mediodía
pensé en la tarde cuando los muchachos
se laven,
canten, coman, levanten
una copa
de vino
en honor
del amor
y de la vida,
y a la puerta
esperando
la bicicleta
inmóvil
porque
sólo
de movimiento fue su alma
y allí caída
no es
insecto transparente
que recorre
el verano,
sino
esqueleto
frío
que sólo
recupera
un cuerpo errante
con la urgencia
y la luz,
es decir,
con
la
resurrección
de cada día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...